Biografía - Poeta Huaracino Teofilo V. Mendez Ramos

Maestro y poéta Huarasino
Buscar
Vaya al Contenido

Menu Principal:

Biografía

Teófilo V. Méndez Ramos, uno de los auténticos representantes del, "Modernismo" en Ancash, nació en Huaraz el 22 de julio de 1894; fue hijo del matrimonio de Don Rufino L. Méndez con Doña Bernardina Ramos.      

Cursó su Preparatoria en el Colegio Nacional de  "La Libertad" en 1907, y al año siguiente inició sus estudios secundarios en el mismo plantel, hasta 1911. Concluidos éstos, viajó a Lima e ingresó   al Instituto Pedagógico de Varones, donde se recibió de Normalista en 19l4. De regreso a Huaraz, en 1915 es nombrado auxiliar del Centro Industrial de  Varones.


Su fuerte inclinación por el arte, lo llevó a integrar el "Centro Musical Juventud", el que en 1915 se convirtió en "Centro Musical Alcedo" semillero de músicos huaracinos cumpliendo destacada labor. Por la misma época, ingresó a la "Sociedad Unión de Empleados de Ancash", en la que tuvo brillante participación como socio y también como Presidente. En 1917, tomo parte en la fundación del "Círculo Literario", junto con Antonio Alba Barrenechea, José Ruíz Huidobro, Fernando Guzmán Ferrer, Nicolás Augusto Gonzáles y otros.

Al parecer, su actividad literaria pura, no pedagógica, comenzó en 1911, cuando envió sus primeros versos a la redacción de la revista "Variedades" que dirigía en Lima Clemente Palma, más la suerte le fue adversa; al igual que para el autor de "Los Heraldos Negros"; y en lugar de ver publicados sus versos, el joven vate huaracino leyó en la sección Correo Franco del No. 163, del 15 de abril de 1911, lo siguiente:

"Señor T.M.- Huaraz.- Nos enteramos por su carta de que tiene 16 años, que nos llama príncipes humanitarios, de que VARIEDADES es un palacio, según usted, y de que viene usted a tocar la puerta con un soneto titulado "Desprecia y ríe" bastante malo. Bueno, joven, le agradecemos el principio y todo lo demás pero por ahora por motivo del paro general la puerta está cerrada para el soneto que nos remite. Será otra vez."

Suponemos que estas iniciales corresponden a las de nuestro poeta, por la coincidencia que salta a la vista. Además, la referencia a que tiene 16 años, coincide plenamente con la cronología de Méndez, quién había nacido en 1894 y en esa fecha tenía exactamente esa edad.

Otro argumento que podemos esgrimir, es el hecho que el anónimo "señor T.M.", no es el único que toca a las puertas de la revista que dirige Clemente Palma, pues en el No. 194 de 18 de Noviembre del mismo año, el Director contesta a "Señor I.F.R.", también de Huaraz; y en el No.275 de 7 de junio de 1913 se lee la respuesta dirigida a  "Señor N.A." de Huaraz. Ambas con el mismo resultado negativo.

Así, pues, la respuesta, más agradable que la endilgada a César Vallejo, sirvió para que el poeta en agraz se volviera cauto y desconfiado. Recién entre 1920 y 1921, comienza a divulgar su producción en recitales y publicaciones.

Este proceso de maduración silenciosa se cumple entre 1918 y 1922, integrado al desarrollo del Modernismo Ancashino.

El Modernismo en Ancash, floreció a la muerte de su definidor (Darío murió en 1916), cuando las tendencias que se desarrollaban dentro de aquella escuela ya habían definido sus notas esenciales distintivas, permitiendo así un margen de libertad a los escritores, para escoger cualquiera de dichas tendencias: Lirismo romántico, derivado de Bécquer (no hay que olvidar que el autor de las "Rimas" es el puente de transición entre el trasnochado y moribundo romanticismo y las incipientes formas modernistas, el subjetivismo de Gonzáles Martínez, el afrancesamiento y exotismo a lo Darío, o el post modernismo con sus motivos hogareños y familiares, y la tendencia satírico-festiva a lo Yerovi. Los poetas y escritores ancashinos que cultivaron el Modernismo, en sus diversas manifestaciones, dieron vida al grupo y a la revista "VESPERAL".

En 1921, su presentación en público es doble:
Publicando en las páginas de "Vesperal", prosas y versos y recitando sus poesías en la actuación dramática del 28 de Julio, según el testimonio de Octavio Hinostroza Figueroa; su compañero y hermano; en el grupo "Vesperal". No hemos podido confirmar la información, y pensamos que el autor de "Retamas de Serranía" confundió las fechas, y en lugar de 1921 debió decir 1922, año en que se realizó un recital en beneficio del joven pianista Gerardo Peláez.

El recital fue organizado por la "Sociedad Unión y Protección" de Huaraz. La función se realizó el 17 de Febrero de 1922, constituyendo todo un acontecimiento artístico. En dicha actuación, recitaron poesías propias y de otros autores: Teófilo V. Méndez, Octavio Hinostroza Figueroa y Francisco Meza. Nuestro poeta, recitó sus composiciones; "Flores de Cementerio" y "Nostálgicas", "Los Camellos" de Guillermo Valencia y "Casa con dos puertas" de Enrique Gonzáles Martínez.

Al día siguiente, el 18, el "Centro Cultural Luzuriaga" auspició la subida a escena de la comedia de Miguel E. Vega: "Sobre las Ondas". En esta actuación, Teófilo V. Méndez recitó algunas   poesías. No conocemos el programa, y el cronista se limita a decir que Méndez recitó, pero sin indicar si las poesías fueron originales o de otros autores. Nosotros, nos inclinamos a suponer lo primero.

En 1921, la llegada a Huaraz de los estudiantes universitarios del "Centro Cultural Luzuriaga", quienes eran portadores de las inquietudes sociales de la nueva generación, conmovieron desde sus bases el "Torremarfilismo" y el culto del arte por el arte de nuestros modernistas.

Para comprender este cambio en el mundo espiritual huaracino, vamos a citar el juicio de José Carlos Mariátegui contra la "Torre de Marfil":


"El orden espiritual, el motivo histórico de la Torre de Marfil aparece muy lejano de nosotros y resultan muy extraños a nuestro tiempo. El "torremarfilismo” formo parte de esa reacción romántica de muchos artistas del siglo pasado contra la democracia capitalista y burguesa....."

"La "Torre de Marfil" no puede ser confundida, no puede ser identificada con la soledad. La soledad es grande, es ascética, religiosa; la torre de marfil es pequeña, femenina, enfermiza. Y la soledad misma puede ser un episodio, una estación de la vida; pero no la vida toda. Los actos solitarios son fatalmente estériles. Artistas tan aristocráticos e individualistas como Oscar Wilde han condenado la solectád(...) El “Torremarfilismo” no ha sido, por consiguiente, sino un episodio precario, decadente y morboso de la literatura y del arte. La protesta contra la civilización capitalista es en nuestro tiempo revolucionaria y no reacionaria..."


Nuestros modernistas, encastillados en su "torremarfilismo", no fueron tan negativos como los ve Mariátegui; Nuestros escritores continuaron la obra artística y social que iniciaron nuestros tardíos románticos.

A partir de 1923 llegan a Huaraz el Vanguardismo y la inquietud social de Lima, generando entre nosotros una inquietud similar. De esta inquietud, conviene destacar la presencia en Huaraz del joven escritor Ernesto Reyna Zegarra, nacido en Arequipa y afincado definitivamente en Ancash.

Reyna se estableció en Yungay en 1925 pasando después a Huaraz; sus primeras colaboraciones en "La Prensa" de Huaraz son de 1926. A esta etapa, posiblemente, corresponde el intento de formar una  Academia Literaria. Leamos el testimonio que nos  ha dejado Ernesto Reyna:


"De Teófilo nació la idea, entre copa y copa,  de crear una nueva escuela poética, rompiendo con el modernismo y el romanticismo, y para hacer más simbólica nuestra ruptura con el pasado, una tarde quemamos todos nuestros versos."

"Algo informe y oscuro, que jamás pudimos llegar a escribir... no pudo ser encarnado, por falta de palabras apropiadas y hasta de imágenes nuevas. Sincopados por el licor y la comida, sólo nos pusimos de acuerdo en la creación de una Academia, donde deberíamos forjar las palabras que nos hacían falta."
"Por nuestra falta de voluntad, o por el aplanamiento del medio ambiente, no llegaron a realizarse las sesiones..."

Por iniciativa del entonces Prefecto del Departamento Sr. Vélez Bravo, se formó en Huaraz el "Instituto Histórico de Ancash", cuya Presidencia le fue concedida a Don Teófilo V. Méndez.

En 1932, nuestro poeta, por militar en el Partido Comunista, fue confinado a Ticapampa encargándose de la Dirección de la escuela del lugar. Su militancia política está justificada por las palabras de Mariátegui, cuando dijo:


"Ningún gran artista ha sido extraño a las emociones de su época... Algunos intelectuales y artistas carecen de actitud para marchar con la muchedumbre. Pugnan por conservar una actitud distinguida y personal ante la vida".
"Méndez no perteneció a estos últimos; porque supo hermanar su actitud distinguida y personal ante la vida" con su inquietud social."

De 1926 a 1959 se desarrolló una gran actividad periodística en Huaraz, numerosos periódicos y revistas vieron la luz. Muchas de éstas contaron con la colaboración de Méndez. Así, de 1927 a 1928 colabora en "Atusparia"; de 1930 a 1953 en "Mensaje" revista de los alumnos del Colegio Nacional de "La Libertad", En 1932, en "Horizonte", revista que dirige Federico Sal y Rosas. El mismo año, en "Ensayo", vocero de la Unión Femenina. Luego en "Rumbo" y "Nueva Era", dirigidos por Sal y Rosas y Justo Fernández, respectivamente.

Méndez, nuevamente en Huaraz, fue Comisionado Escolar de Huaraz y miembro fundador de la Asociación Provincial de Maestros Primarios de Huaraz. Después del aluvión de 1941, fue nombrado Director del Centro Pre-Vocacional de Varones, el que más tarde por Resolución Ministerial tomaría el nombre de "Amauta Atusparia".

El 22 de septiembre de 1940 se fundó en Huaraz la “Asociación Ancashina de Escritores y Artistas” de la que fue elegido Vice-presidente. Como miembro de esta Institución, participó en dos homenajes en 1942: En Febrero de ese año, conmemorándose el IVº Centenario del descubrimiento del río Amazonas, en la que leyó su poema en prosa "Descubrimiento del río Amazonas"; y en Mayo, en el homenaje al Gran Mariscal D. Toribio de Luzuriaga, en el centenario de su muerte, leyendo su poesía "Desfile de Dioses".

Casi como la culminación de su carrera de Docente, fue nombrado Inspector de Instrucción de la Provincia de Carhuaz, hasta 1952 en que se jubiló. Retirado a la vida privada, vivió sus últimos años, hasta su fallecimiento ocurrido el 20 de Julio 1954.

Teófilo V. Méndez estuvo casado con Doña Alejandrina Quiñones Mejía, de cuyo enlace tuvo cinco hijos.

 
 

Lima-Huaraz, 1978
        Manuel S. Reyna Loli

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal
www.000webhost.com